VIGA WANTUY ACOBAMBA

Descripción de la danza:

Para el Viga Wantuy el varayoq organiza la faena, con una cordial invitación que hace a los jóvenes miembros de la comunidad, tomando nota de los nombres de quienes se reúnen en la madrugada en la plaza principal, con los atuendos respectivos y bebidas.

El alcalde de vara o varayoq, realiza una invitación a los pobladores, a los maqtas, quienes ensayan canciones de amor, mientras que las pasñas alistan sus mejores atuendos para verse más atractivas para los maqtas de su comunidad

En el lugar donde se va talar el árbol, se procede a dialogar con el dueño del predio, a quien le ofrecen los licores preparados por el grupo, consiguiendo con ello generalmente de manera gratuita el árbol o los árboles elegidos. Si el árbol es delgado proceden a tumbarlo desde la raíz, pero si es mucho más grueso se procede a la tala.

Lugar: Distritos de Andabamba, Caja Espíritu, Marcas, Paucará, Pomaccocha y Rosario de la Provincia de Acobamba

Una vez tumbado o talado el árbol, los maqtas que cargaran, preparan las sogas gruesas, con las cuales amarran en forma de cruz las vigas con palos medianos (Kirma Watay), a una distancia promedio de un metro y medio, luego se procede a cargar entre seis a más personas por cada lado, teniendo en cuenta el peso y tamaño de la viga. En la parte central del árbol atan los cuernos del toro o de venado, jalados por las pasñas. Al dulce ritmo de los instrumentos como la tinya, pitos, pinkullos y el canto de las pasñas, se da inicio al traslado, compartiendo las bebidas y comidas preparadas para la faena.

Los maqtas demuestran su gran fortaleza, su sudor es secado por las pasñas, quienes también están pendientes si se cae alguna prenda para que la recojan. La presencia de las mujeres infunde sobre los varones mayor coraje para que avancen rápidamente con las vigas que cargan.

Si pernoctan en el campo en la noche, se procede a velar las vigas, acompañado con los qarawis, con tinyas y pinkullos, tomando las bebidas de caña o maguey. Al amanecer, las mujeres improvisan un desayuno y se reinicia el traslado cantando. Cabe señalar que el árbol que cargan simboliza a la mujer, al cual los varones tratan con cariño y respeto.

La entrada al pueblo es un acontecimiento especial, entre repiques de campanas, pitos y tambores ingresa el Varayoq sentado en la parte delantera de la viga, bebiendo caña. Entre canciones y qarawis, las vigas se dejan en el lugar donde serán utilizadas y luego se proceden al baile general del Chayakamusqanta.

MÁS DANZAS

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR